miércoles, marzo 11, 2009

Blues del que renuncia


Mientras Biolcatti y Buzzi anunciaban los pocos avances para las cámaras patronales del sector agropecuario, la noticia irrumpió definitiva: renunció Riquelme a la Selección. Así de simple, como le gusta a la corporación mediática: sentenciar, fiscalizar, controlar, vigilar y castigar. Una primicia que empieza y termina en el grupo. Empieza en "Gol de Medianoche" (TyC Sports) y finaliza en Telenoche (Canal 13).
Discurrir o polemizar sobre los ripios del conflicto (que Maradona se portó mal, que Riquelme no para de renunciar, que Messi es un pendejo puto, que la soberbia reduce sus respectivas estelas, que no sos vos soy yo), abona a un cuadro donde las narraciones mediáticas invisibilizan un fenómeno de época: el partido se juega -antes, durante y después- en los medios. Desde el primer comunicador de la mañana que desestabiliza al técnico de turno hasta el cronista de medianoche, indignado por una derrota que marcará su ánimo semanal. En el transcurso del día, y salvo honrosas excepciones, decenas de programas cuyo contenidos insisten en los mismos tópicos. Últimamente encontramos varios: como dijimos, la continuidad de los técnicos ("Qué pasará con Santoro o menganito"), los jugadores y su vedetismo ("el bando de Riquelme y el bando de Palermo"), la polémica vacua ("Fulano dijo que los pasarán por arriba").
De la amplificación de la noticia y del cinismo, de eso precisamente, Maradona y Riquelme no pueden escapar. Diego porque se crió entre las bondades y también las maldades del show business -hay un libro recomendable titulado Vivir en los medios -, Román por un debate interno que a veces controla y otras, muchas, lo envuelve. Conviene decirlo entre tantas conjeturas: Riquelme, interiormente, parece hastiado de los Palacios, Arévalo, Sigüenza y todo ese grupo de encomendados que reproducen la "voz oficial", pero también sabe que los necesita. Odiar y fascinarse con los medios, una controversia crucial.
En ese escenario, los medios, ganadores de siempre, consagran su relato en el cual Riquelme y Maradona -no casualmente- nos hablan en 3º persona.
Más que los aportes al seleccionado, entonces, sería interesante escuchar una reflexión de ambos sobre esa caja de resonancia que moldea sus conductas. Posiblemente encuentren más coincidencias que Buzzi y Biolcati. Como dice Alejandro Kauffman, crítico cultural muy citado por sus colegas, "los medios son como el agua: bebemos ese líquido sin siquiera ejercer el acto consciente de reflexionar por su salubridad".

2 comentarios:

Marius Lacatus dijo...

Los medios siempre ganan porque esta lleno de pelotudos, como vos, que los consumen.

Ernesto dijo...

La agresión? Por? No te gusta, te gusta, pero el insulto? El fin?

Gracias por pasar por el blog