viernes, noviembre 14, 2008

Belicismo


Una de las funciones esperadas antes del cierre de temporada refiere a la Copa Nissan Sudamericana y la final que disputará un equipo argentino, una vez más. Ayer se disputó el primer chico de la semifinal entre Argentinos Juniors y Estudiantes de La Plata, en la Paternal, y hubo de todo menos fútbol. Patadas, roces, bravuconadas, exageraciones, pulsaciones a mil. Interrogantes: ¿Argentinos y Estudiantes no son muy parecidos? ¿Dónde quedó el viejo choque de escuelas? ¿Es redituable, ya no de buen gusto, jugar así? Con agravantes, además, ya que el nuevo estilo del rojo revela una derrota del fútbol que supo exhibir en otro tiempo. Y a propósito: ¿no es hora de que la AFA tome alguna medida respecto a las dimensiones del estadio de la Paternal?. Irrespirable y propenso a las mañas en un fútbol mañoso, los partidos en ese reducto se transforman en una guerra. Y este juego- negocio no es una guerra pese a la insistencia de ciertos voceros.
Preguntas aparte, el próximo jueves se disputará la revancha, en La Plata, con otro duelo entre Pinchas y Bichos en el medio por el torneo local. Habrá que esperar en esos cruces un desarrollo tenso, nervioso, con excesos de las dos partes. El primer enfrentamiento copero constituye una señal. Lamentable señal, donde quedó expuesto la mediocridad de los actores y un mensaje ruinoso.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

http://monoburgosdtderiver.blogspot.com/

Porco Rey dijo...

http://monoburgosdtderiver.blogspot.com/