viernes, abril 06, 2007

River duele

Es una década ya. En el año 1997 River culminó una etapa muy importante con el fútbol de su especie, con la exégesis de su propia tradición. Recuerdo bien esa semana, en siete días se le ganó a un gran San Pablo y el torneo local a Boca. Ahí terminó todo. Lo que vino después, lo que estamos viviendo es una larga década infame. El cabotaje no merece el recuerdo. Y no me interesan ahora los otros dos títulos de Ramón, ni el de Gallego, ni el de Pellegrini ni el de Astrada. River dejó de jugar bien diez años atrás. Y, Ramón, el único héroe en este lío, fue despedido.

River acaba de quedar eliminado de la Copa Libertadores 2007 a manos del Caracas Fútbol Club, un modesto equipo venezolano a quien se le privó su localía y se lo mudó no solo de estadio, sino de país y equipo, también, que tuvo que soportar que unas horas antes del encuentro se le informara que sus cuatro mejores jugadores no podían ser de la partida por un reclamo totalmente justo por un penal inventado en el partido anterior en Chile. A ese River, a nuestro River, el voluntarioso equipo venezolano le ganó en el Monumental y luego en Cúcuta, lugar donde se jugó el partido y donde Bolívar libró una de sus batallas más heroicas, encajándole tres goles en un tiempo, bailándolo, sobrándolo, con remates de atrás de mitad de cancha y con un arquero parando con el pecho los centros/remates de los desorientados jugadores argentinos. River duele. Y lo más doloroso es que es un dolor previsible, un dolor que es autoflagelación, un dolor intencionado. A River le duele su dirigencia incapaz y siniestra con Aguilar e Israel a la cabeza, a River le duele mucho eso, le hace daño, son los principales responsables porque extendieron su maleficencia a la afección de todos nosotros. A River le duele que Delem muriera con la tristeza de la soledad de que sus pibes de antes hoy son pibes de los otros. A Delem le dolía, a nosotros nos duele.
A River le duele Passarella, un gran hereje del fútbol argentino. Recordemos que el hereje en tiempos medievales si bien era quien se oponía a la Iglesia (Passarella no se opone a nada, solo protesta cuando no saca ventaja) es aquel que se le demuestra que está equivocado pero que persiste en el error. Passarella persiste y persiste, juega con nosotros, juega con jugadores hacia su despotencialización, juega y juega mal, juega y hace daño, juega y queda afuera siempre. Y nos quedamos afuera.
Y a River le duele Farías, le duele Zapata, le duele Sambueza, le duele Gerlo, le duele Rivas, le duele Lussenhoff, a River le duelen los perros, los indignos, esos que con un simpático morocho, ese cultor de la dialéctica del "je", del "`ta luego", esos que con Ramón Angel Díaz no jugaban nunca. A River le duele que los hijos buenos de Angelito estén lejos de River y que no quieran venir a casa.
Y, no menos importante, a River le duele la corte de obsecuencia que miente, que describe entelequias, que cuenta lo que no es. A River le duelen esas plumas de falsa beligerancia y pasibles de corrupción, esa verba turbia y pomposa, ese "trabajo" que es ser cortesano del oficialismo aguilarista. El trabajo sucio lo hacen Los Borrachos del Tablón, el trabajo de "guante blanco" lo hacen estos mediocres escribas. A River le duele el hincha de Boca Atilio Costa Febre, la tilinguería de Recondo, el impresentable Farinella, la mediocridad de Nasarala, Chatás y Dasso. Con ellos no llueve nunca, con ellos hay soles irreales.
Pasó una década del último River importante. En ese lapso el Boca de Macri se alzó con todo y lo digo con toda la literalidad que la acción implica, porque se alzaron con River también. En ese lapso, cual ONG o la organización socialdemócrata que se quiera, River se dedicó a ser una resistencia pasiva. River, con José María Aguilar a la cabeza, un simpatizante del radicalismo, acompañó "segundeando" como en el truco, los logros que nuestro rival nos enrostró en la cara. Chicos y adolescentes vieron crecer y festejar a Boca y se hicieron de Boca. Adultos los vemos festejar nuestras copas y nuestros torneos. Mayores los ven dandos las vueltas olímpicas que ellos dieron.
Pero lo peor de todo es que la verdad está en el verde césped. Ahí River duele más, ahí River te hace mierda, en ese rectángulo donde son "once contra once", como les gusta decir a aquellos que ya nos han perdido todo respeto, ahí no hay una sola respuesta. ¿Producto de todos los errores mencionados? Seguramente, pero donde el fútbol sigue siendo fútbol, en ese rectángulo verde, en esa hora y media, ahí River falla con fruición. Y duele y cómo duele. Seguramente vendrán buenos tiempos o no. La verdad no importa y no se sabe porque lo que duele es el presente. Porque River duele.
Y no los perdones Angelito, porque saben lo que hacen.
Posteó: Ernesto
Publicado también en La Redó!

9 comentarios:

Anónimo dijo...

soberbio!!!!!!!!!


bonito lunch

Anónimo dijo...

Cuando se les caiga el impresentable Ramoncito del falso y transitorio pedestal q lo subieron(S.L. juega horrible,gana,sí,pero es una banda)les posteo esta notita .Me gustaría saber los nombres de los eximios periodistas que merecen escribir de Ri**r y qué tiene q ver q sea radicheta Aguilar...ah,cierto, con el turco innombrable ganaban seguido y tenían técnico y jugadores en la selección que tantas alegrías nos dió.Volvé turquito,volvé Ramoncito,somos el hazmerreír del fútbol mundial!!!!
BLAS A.G.

Anónimo dijo...

Muy bueno, pudiste esconder los sentimientos para criticar cierta y justamente.

jorge dijo...

Muy bueno lo q escibiste loco, no soy hincha de River y aùn asi se observa objetividad con el presente, eso sì el Romance con Ramòn no se terminara nunca...

Pablo dijo...

Impecable...soy hincha de boca y realmente me parece increible lo q escribiste...
Lo de algunos periodistas reconocidos por la banda en el pecho es lamentable, principalmente lo de Recondo q en estudio futbol dijo que no era tan "grave" lo q pasó esta última semana...SIN PALABRAS...NO COMMENTS
Igualmente hay q reconocer que Ramón ganó mucho..pero no te olvidés q se fue de River como una RATA..perdiendo con los pibes de Boca en el verano..
Y q hoy se le termina el je y la sonrisa...

Saludos

Tres por el Pozo dijo...

Gracias a todos, sobre todo por tomarse la molestia pasar por el blog. Un saludo

Ernesto

Anónimo dijo...

Por lejos, la mejor opinión riverplatense que se pueda escuchar en estos tiempos.
Sincera, valiente, objetiva...

14 dijo...

Ernesto, sinceramente como hincha enfermo de River q soy, me hiciste emocionar. Excelente post, el mejor q haya leido en un blog.

Muchas felicitaciones.

Anónimo dijo...

zarpado en nota, zarpado en escribe ese guachín. Zarpado en tenès razón.