lunes, julio 20, 2009

Tercer grande




En los repetidos y sesudos o poco sesudos análisis sobre la realidad e irrealidad del fútbol argentino, nos encontramos la mayor de la veces ante disputas que casi siempre son las mismas en torno al juego, a las rivalidades, a los desempeños o no de sus jugadores, a la calidad de determinados entrenadores, al papel que cumple y no cumple la prensa, al buen y mal comportamiento de los hinchas y algún otro tópico que pueda escaparse. En definitiva, siempre discutimos básicamente de lo mismo y está bien que así sea porque en cada discusión el debate se enriquece y cobra nuevos giros en los mayores de sus sentidos. Otra vuelta de tuerca, como escribió Henry James.

La idea entonces es un poco pegarle una patada en la boca a la tradición, cada tanto viene bien (o biene vien si queres ser rupturistas en serio) y jugar a la polémica banal, que de eso se trata, ¿o no? Así que la pregunta es: ¿quién es el tercer grande del fútbol argentino?

Descontemos a River y Boca o Boca y River en los primeros lugares que están fuera de toda discusión a pesar de que ambos, uno desde hace rato y el otro desde hace poco, empezaron a mancillar un poco ese lugar de histórico privilegio que supieron conseguir. Que se empeñan en no sostener, pero que por ahora continúan. River y Boca son, básicamente, el fútbol argentino hagan lo que hagan y esto será así por un tiempo largo. Así que pensemos entonces en los que vienen después.

Desde ya, pensar en clasificaciones, nomenclaturas y demás ordenamientos cuando no hay rigor científico es parte más que nada de un juego y no mucho más que eso. Pero, como en fútbol lo irracional es sagrado, acá van algunos comentarios sobre el tema.

En primer, la tendencia a pensar en el tercer grande siempre estuvo orientada hacia los tres grandes restantes en principio, y luego, más específicamente a Independiente. Su tradición copera, sus títulos, sus grandes equipos, el no haber descendido nunca, su inmensa cantidad de hinchas ratifican de algún modo este lugar de pertenencia del Rojo. En algún momento San Lorenzo salió a disputar ese lugar y Racing de alguna manera lo intentó. No quizás con los argumentos del Rey de Copas pero sí con el peso de su masividad y cuando algún logro deportivo y, sobre todo, un ordenamiento dirigencial, pudieron acompañar.

Con los años esto ha dejado de ser así. San Lorenzo ahora sí es un club medianamente ordenado, pero todavía no ha podido superar del todo los graves problemas que sufriera sobre todo en los 80. Racing recién ahora ha logrado enderezar un poco el rumbo pero es larguísimo el recorrido que debe perseguir aun para erigirse como un, al menos, club como la gente. No alcanzan los argumentos de "la gente", "el sentimiento" y demás. Sirve como ejercicio de autoafirmación, claro. Pero, no se ganan campeonatos con eso, ni siquiera partidos a veces. Y es más lo que se pena que lo que se disfruta. Independiente va en este camino. Desde hace años ha perdido todo orden, su política futbolística es calamitosa y ha renegado por diversos motivos de aquellos atributos que le dieran ese destino de grandeza. Seguramente ha ayudado la soltada de mano de Grondona y AFA para con su protegido club, otro error, aunque esto hable bien de él, de Julio Comparada. Independiente va un de crescendo lento y seguro, que, por más manotazos de ahogado que tenga (léase Menotti manager o Gallego entrenador) no parece cambiar la marcha.

De esta manera, llegamos a otros clubes que van perfilando otras estrategias que lo ubiquen en un lugar otro al que ocuparon tradicionalmente. Y en este sentido, Vélez, tranquilamente podría erigirse como el tercer club de la Argentina. Desde hace más de una década que viene sumando logros y buenas decisiones tanto económicas como dirigencias. Ha sabido ocupar un lugar preponderante en el plano nacional y en el concierto internacional, con buenas actuaciones y títulos. Un club prolijo, ordenado, con buenas inferiores, con un proyecto deportivo claro. Quizás sin tanto acompañamiento popular, lo cual le puede jugar en contra. Pero Vélez es un ejemplo a seguir desde hace años. Años que, van pasando, y lo siguen teniendo bien arriba.

Y en ese camino parece ir Estudiantes. En la inteligencia de Julio Alegre, el verdadero mentor de este momento del Pincha, el equipo de La Plata, ha sabido encolumnarse tras un proyecto deportivo, que, de la mano de Verón, cabe decirlo, puso, justamente por sobre todas las cosas eso: lo deportivo. Estudiantes se propuso recuperar una tradición de gloria. Desde su ascenso de la mano de Russo, Calderón y demás, tuvo como norte esa apuesta: ocupar el lugar que había conseguido hacia finales de los 60. Y así fue, buscando una buena base de jugadores, solo faltaba un entrenador que encontrara el pulso justo para adecuar ese hambre a un objetivo concreto. La Libertadores ganada brillantemente solo refrenda la política de Alegre, el impulso de Verón y el compromiso de una serie de jugadores con esas ideas. La gente, en este caso, cuando ve algo claro, hace su parte. Y acompaña.

Quizás, un poco más rezagado en esta serie de clubes con ansias infinitas de progreso, venga Lanús. Desde hace rato que hablamos de ese proyecto que comienza bien abajo en el club, de un conjunto de ideas y de políticas que tienden a fomentar un crecimiento sostenido en base, y esto es lo bueno, a una manera de concebir el fútbol. Lanús, encima, va sumando infraestructura y no tiene problemas en gastarse un porcentaje alto en la preparación de una cancha, o en dar mayor comodidades a su jóvenes promesas. Quizás le falte a Lanús un salto cualitativo mayor, es un club menos tradicional que Vélez y Estudiantes y su lugar se lo va ganando quizás muy de a poco. Pero, si logra mantenerse, Lanús también está para pelear su puesto en la elite.

De esta manera vemos, que una contrahegemonía pugna. Y la verdad, es un signo de este tiempo. Han sabido estos clubes adaptarse a nuevas necesidades y obstáculos sistémicos. Y lo han hecho con capacidad y entereza. Es justo que les sea reconocido este nuevo lugar y es justo que lo hagan valer. Y, ojalá, los equipos rosarinos, Huracán, Gimnasia y otros equipos sigan su camino. El de aprovechar que la distancia con River y Boca no es un océano. El de aprovechar que la distancia con los otros llamados grandes ya es un charquito.

Volvemos a la pregunta que motivó este largo sinsentido. ¿Quién es el tercer grande? Creo que debe dirimirse entre estos nuevos viejos clubes y los viejos viejos clubes. Y en este devenir, se los ve mejor preparados a quienes más comprenden el signo de los tiempos. Los otros viven del recuerdo. Y allí se quedan.

8 comentarios:

Guido Mortensen dijo...

El rojo no es el tercer grande, es el ma' grande de todo' papá....

Ahora en serio, por ahora todavia nos cabe el rotulo de 3º grande. Pero pende de un hilo.

Martincho dijo...

Ernest*: siempre odiaste al rojo, así que tu apreciación es bastante tendenciosa.
Que el Pincha o Velez(o Lanus) estén haciendo las cosas mucho mejor desde lo dirigencial, no podrá nunca empañar la gloria de Independiente y sus triunfos históricos.
Me gustaria saber si en un año más River sigue siendo la murga impresentable que es, si opinaras lo mismo.

Paco dijo...

Está muy bueno el análise. Y creo que de los dos propuestos, por historia, tradición y popularidad, el que más se acerca a la grandeza es Estudiantes.
Igual debería mantener este veranito por algún tiempo más antes de candidatearlo en serio.
Velez todo bom, todo legal, pero tiene 10 hinchas, no se puede ser grande así.

Ernesto dijo...

Un año no sé Martincho, pero 10 más así y es probable

pixtica dijo...

Estudiantes : tiene historia en el amatuerismo un titulo , en los 30 la delantera de los profesores descollo , en los 50 obligados a vender su equipo descendio , en los 60/70 ya sabemos todos en los 80 lo mismo , en los 90 la decada infame (?)y llegamos a la actualidad o sea sin dudas digo que es el 4 grande y no te descuides rojo que te cojemos de parado

Pablo Ernesto dijo...

Que lástima! hace unos años podríamos habernos metido en esta charla nosotros los canalla-leprosos...
hoy, siento que esto es un tema demasiado lejano y el descenso demasiado cercano..

Saludos Ernesto Buen blog...

Anónimo dijo...

Independiente, sin dudas che, tercero en hinchada, al igual que river y boca no descendio, tiene de hijo a san lorenzo y racing, tercero en tabla historica del profesionalismo, tercero en titulos locales, tercero en suma de titulos locales e internacionales,y segundo en titulos internacionales pero river tiene sus nacionales. Falta algo para medir la grandeza? la verdad que no

Anónimo dijo...

Quizas estos links ayuden a aclarar el panorama.

http://www.taringa.net/posts/deportes/17760135/Como-se-determina-la-grandeza-de-un-club.html

http://www.taringa.net/posts/deportes/8191939/Independiente-el-tercer-grande.html