sábado, julio 28, 2007

Sub 20. El revés de la trama


La reciente venta de Angel De María, exquisito jugador de Rosario Central y pieza clave del sub 20 liderado por Hugo Tocalli, reavivó detalles singulares de la gesta de los juveniles en tierras canadienses.Prescindiendo del monto de la operación entre la entidad rosarina y el Benfica de Portugal (la friolera de 6 millones de euros incluido un porcentaje por otro rosarino, Andres Díaz), emergen interrogantes en torno a los significados que esconde un éxito deportivo, vale consignar, apenas celebrado por un puñado de periodistas-hinchas de la emisora que los contrata. Enumeremos algunos:

-Es indudable cómo todos estos chicos son alentados por una troupe de empresarios al acecho, dirigentes oportunistas y otros allegados al negocio futbolero. Hablando en criollo: los mundiales juveniles son una vidriera tentadora para que estos chicos acepten vestir la albiceleste. De ahí en adelante, hurgar en dignidades de deportivas o amor a la camiseta es una tarea ardua para espectadores más avezados y menos proclives a los mensajes envenenados de quienes tienen la exclusiva.

-Ligado a esto último, la renuncia de Gonzalo Higuaín a integrar este seleccionado y el talento regado por Sergio Agüero en Canadá, ofrecen lecturas encontradas. El primer caso, se trata de algo comprensible; el "Pipita" viene de coronarse con el Real Madrid de España y sus intereses (económicos, claro) no da lugar a nubarrones que empañen su prolífica carrera. En cuanto al Kun, la oferta Sub 20 redituaba a futuro: tras una pobre temporada en el Atlético de Madrid, nada mejor que renovar el entusiasmo de su entorno y de sus contratantes que liderar a un equipo claramente superior al resto. Basta repasar biografías y trayectorias de los demás planteles.

-La buena conducta, "el fair play de los argentinos" otro supuesto mérito de los púberes argentinos, tal como se dijo. Nadie imaginó (ni el propio Tocalli, mucho menos el mandamás de la calle Viamonte) que un video subido a You Tube plasmara evidencias irrefutables sobre la vergozante conducta de los pibes argentos (rotura de las instalaciones del hotel con "juegos" propios de un sub 12). Más pudoroso, en el afán por continuar la saga, fue la andanada de patadas que le propinó un cuadro local (Gimnasia) a los chilenos del Colo Colo en la Copa Sudamericana del 2006. Por tanto, sea en equipos o selecciones, argentinos y chilenos adeudan la materia "fair play".

- Finalmente, la final despertó pasiones (periodísticas, insistimos)fruto de la defección de los mayores una semana atrás, en la Copa América brillantemente organizada por los venezolanos. Nada mejor que honrar el éxito juvenil y caerle, con esa carga de crueldad tan nuestra, a los mayores. Como si las competencias fueran similares y los procesos formativos transitaran por idénticos carriles.Aceptando ese empantanado -y mentiroso- terreno de las similitudes, cabe una última reflexión: mientras los grandes perdían 3 a 0 de modo inapelable contra un Brasil B (Brasil, a fin de cuentas), los chicos Sub 12 remontaron laboriosamente un resultado a la complicada República Checa. La misma que, días atrás, sorteó sin mucho esfuerzo a la no menos complicada Austria. Cosas de chicos.

Posteó: Pablo

2 comentarios:

juampi dijo...

pone el link del video

Tres por el Pozo dijo...

gracias juampi, me había olvidado el vínculo, saludos